domingo, 19 de julio de 2009

¿Qué hacer para librarme del sentimiento de culpa?

Por tanto, nadie será justificado en presencia de Dios por hacer las obras que exige la ley; más bien, mediante la ley cobramos conciencia del pecado. Pero ahora, sin la mediación de la ley, se ha manifestado la justicia de Dios, de la que dan testimonio la ley y los profetas. Esta justicia de Dios llega, mediante la fe en Jesucristo, a todos los que creen. De hecho, no hay distinción, pues todos han pecado y están privados de la gloria de Dios, pero por su gracia son justificados gratuitamente mediante la redención que Cristo Jesús efectuó. Dios lo ofreció como un sacrificio de expiación que se recibe por la fe en su sangre, para así demostrar su justicia. Anteriormente, en su paciencia, Dios había pasado por alto los pecados; pero en el tiempo presente ha ofrecido a Jesucristo para manifestar su justicia. De este modo Dios es justo y, a la vez, el que justifica a los que tienen fe en Jesús. (Romanos 3:20 - 26 NVI). Lo que no podemos hacer por nosotros mismos. Este es el evangelio en su esencia: Dios sabe que somos culpables y también sabe que no podemos salvarnos a nosotros mismos. Él ha hecho por nosotros lo que no podemos hacer por nosotros mismos. Envió a Jesucristo para pagar la pena por nuestro pecado. Cuando confiamos en Él, la consecuencia de nuestro pecado es plenamete quitada..

0 comentarios: