domingo, 23 de mayo de 2010

ADORAD AL CREADOR Y REDENTOR



"Al Señor tu Dios adorarás, y a él solo servirás" (Mat. 4:10).


Los que obedecen serán bendecidos por Dios. El Señor promete que bendecirá a sus hijos, sus tierras y todo lo que toquen sus manos. ¿Crees que Satanás permitirá todo esto sin antes luchar por controlarlo todo?

El enemigo trabaja tan aguda y decididamente ahora como lo hizo en el Edén a fin de conquistar las mentes de Adán y Eva. La gente se congrega bajo su estandarte y él los envuelve con su poder. Pero todo aquel que comprende que el carácter de la ley de Dios as inmutable, estará del lado de Cristo. Si Dios hubiera cambiado un solo precepto de su ley con el fin de alcanzar a la humanidad caída, jamás hubiera sido necesario que Jesucristo viniese a dar su vida por nosotros.

¿Acaso Jesús murió para que la humanidad rindiese homenaje a los ídolos en vez de adorar a Dios, siendo que el mandamiento dice: "Al Señor tu Dios adorarás y a él solo servirás"? "En el principio creó Dios los cielos y la tierra", ¿entonces qué? "Y reposó el día séptimo... y lo santificó" y lo entregó para que lo observes como un recordativo de Dios, un monumento que conmemora que él es el Dios viviente que hizo los cielos y la tierra en la que habitamos. El Señor creó los encumbrados árboles y recubrió de colores cada flor y les dio sus matices; hizo a los seres humanos y les dio el sábado. ¿Con qué propósito? Lo entregó para Adán y su progenie; el sábado era un regalo para toda generación futura. Si ellos hubieran obedecido el cuarto mandamiento, nunca hubiese habido un infiel en el mundo, porque el sábado testifica que él hizo "los cielos y la tierra, el mar, y todas las cosas que en ellos hay"...

Sus manos están sobre las obras creadas. Entonces, ¿te resulta extraño que el diablo quiera invalidar la ley de Dios que es la norma de su carácter? Esta será la norma en el juicio cuando los libros se abran y cada ser humano sea juzgado de acuerdo a sus obras. Y los nombres escritos -¿cómo dice el Señor?- en las palmas de las manos te tengo esculpida". En ellas están grabadas las mareas de la crucifixión. La humanidad es propiedad divina; le pertenecen a Dios por creación y redención.

¿Qué le entregamos a Satanás cuando aceptamos que la ley de Dios debe ser abrogada? Le ofrecemos el universo entero, un Dios defectuoso, un Dios que hizo una ley tan imperfecta que finalmente debió invalidarla. Eso es lo que Satanás quiere. ¿Podemos trabajar en algún otro lado que no sea al lado del Señor?

0 comentarios: