martes, 11 de mayo de 2010

No te desanimes




Jesús le contestó: "Ninguno que, habiendo puesto su mano en el arado, mira hacia atrás es apto para el reino de Dios S. Lucas 9:62.

Conocí a Dirceu en un momento dramático de su vida. Se apasionó por Jesús, le entregó el corazón sin reservas y el Maestro transformó su vida completamente.

Entonces el enemigo lanzó todos los dardos contra él. Sus negocios se fueron a pique; perdió autos, casas, terrenos, todo. Meses después me encontré con él y, sabiendo la situación que atravesaba, le pregunté casi con temor:

-¿Cómo está?

-Las cosas andan mal, pastor. Pero continúo amando a mi Señor Jesús. Prefiero todo el sufrimiento presente a la terrible angustia de vivir sin Cristo.

"Ninguno que, habiendo puesto su mano en el arado, mira hacia atrás es apto para el reino de Dios", dijo Jesús.

Si tú, amigo mío, aceptaste a Jesús y fuiste bautizado hace poca tiempo en la iglesia, entonces sin duda estás atravesando esos momentos difíciles en los que todas las fuerzas del enemigo se concentran para derribarte y hacer que mires hacia atrás. Pero acuérdate: no estás solo. Miles de ángeles están contemplando tu lucha Es posible que estés pasando por un fuego. Incluso tu ropa puede comenzar a arder, pero escaparás ileso. Es la promesa de Dios.

Después de la prueba, sin duda que estarás más maduro. Habrás aprendido a depender menos de los recursos humanos y a confiar más en el poder de Dios.

En el camino hacia el reino de los cielos existe mucha gente herida y cansada porque miró hacia atrás, o hacia el costado, en lugar de mirar a Cristo. "Cuando el hombre dedica muchos pensamientos a sí mismo, se aleja de Cristo, manantial de fortaleza y vida. Por esto Satanás se esfuerza constantemente por mantener la atención apartada del Salvador e impedir así la unión y comunión del alma con Cristo. Los placeres del mundo, los cuidados de la ida y sus perplejidades y tristezas, las faltas de otros o tus propias faltas e imperfecciones; hacia alguna de estas cosas, o hacia todas ellas, procurará desviar la mente. No seas engañado por sus maquinaciones" (El camino a Cristo, pág. 71).

Que Dios te ayude en este día, y que incluso cuando seas tentado a mirar hacia atrás, mires solamente a Cristo, el "autor y consumador de tu fe". Conserva un cántico en tu corazón, coloca un casete de música inspiradora en tu auto y anda con Dios.

0 comentarios: